Como candidato de los partidos políticos, tengo el placer de informarle al gobierno que hemos llegado al más elevado y patriótico acuerdo para restaurar el imperio de las instituciones nacionales con una plataforma común de aspiraciones patrióticas y con un solo candidato por el cual habrán de sufragar lealmente ambos partidos.

Así pues, nosotros hemos cumplido; esperamos que el gobierno también habrá de cumplir su palabra a elecciones populares limpias de fraude y libres de violencia para elegir el próximo Presidente de la República. El gobierno nos ha dicho con Herrera: “La patria por encima de los partidos”. Nosotros le decimos: De acuerdo; pero agregamos: La patria por encima de los negocios.

Réstame solo significar a ustedes que la confianza con que me han honrado será correspondida hasta con el sacrificio de la propia vida si fuera necesario, y que obligará perennemente mi gratitud.

Las dificultades de comunicación y de expresión a que nos ha sometido el gobierno, especialmente en estos últimos días, me impiden desarrollar ampliamente ante ustedes mi pensamiento político, que por otra parte ya esta expresado en el manifiesto conjunto del 20 de marzo pasado, que tuve el honor de suscribir como presidente del Directorio Nacional Conservador, pero espero, además, poder hacerlo muy pronto para ofrecerle al país, un programa que colme sus anhelos de libertad y de justicia en Colombia.

Servidor y amigo,


GUILLERMO LEON VALENCIA

miércoles, 22 de abril de 2009

LIBERADO EL SEÑOR VALENCIA EN CALI

En las horas de la tarde del 3 de mayo le fue comunicada al señor Valencia por autoridades del Departamento la decisión de permitirle continuar su viaje a Bogotá. El señor Valencia exigió la libertad de los detenidos en Cali, y luego acompañó al señor Sardi Garcés al Palacio Episcopal, donde se había convenido que estuviera asilado hasta tanto pasara el peligro que la falta total de garantías para su vida y bienes hacía indispensable, en concepto del señor Valencia y del propio Excelentísimo señor Obispo de Cali.
El señor Valencia acompañado por numerosísimas personas, a quienes no se permitió llegar al aeropuerto, tomó el avión a Bogotá y en el aeropuerto de Techo, a pesar de la limitadísima información sobre su llegada, asistió una nutria concurrencia, que lo recibió con ovaciones, cantando el Himno Nacional y agitando pañuelos. El señor Valencia, ya en su residencia provisional en Bogotá, envió un mensaje a los estudiantes de la Universidad Javeriana sitiados en el edificio por la policía, recomendándoles cordura, y pidiéndoles que la determinación tomada por ellos de continuar la huelga se realizara en forma pacífica, sin dar oportunidad a choques con la fuerza pública, ya que estaba probando la formidable eficacia de la resolución de resistir ordenada y cívicamente a los abusos de la fuerza.

Tomado de: Libro “Las Jornadas de Mayo”; Ediciones Documentos Colombianos Bogotá; Pagina: 111

No hay comentarios:

Publicar un comentario