Como candidato de los partidos políticos, tengo el placer de informarle al gobierno que hemos llegado al más elevado y patriótico acuerdo para restaurar el imperio de las instituciones nacionales con una plataforma común de aspiraciones patrióticas y con un solo candidato por el cual habrán de sufragar lealmente ambos partidos.

Así pues, nosotros hemos cumplido; esperamos que el gobierno también habrá de cumplir su palabra a elecciones populares limpias de fraude y libres de violencia para elegir el próximo Presidente de la República. El gobierno nos ha dicho con Herrera: “La patria por encima de los partidos”. Nosotros le decimos: De acuerdo; pero agregamos: La patria por encima de los negocios.

Réstame solo significar a ustedes que la confianza con que me han honrado será correspondida hasta con el sacrificio de la propia vida si fuera necesario, y que obligará perennemente mi gratitud.

Las dificultades de comunicación y de expresión a que nos ha sometido el gobierno, especialmente en estos últimos días, me impiden desarrollar ampliamente ante ustedes mi pensamiento político, que por otra parte ya esta expresado en el manifiesto conjunto del 20 de marzo pasado, que tuve el honor de suscribir como presidente del Directorio Nacional Conservador, pero espero, además, poder hacerlo muy pronto para ofrecerle al país, un programa que colme sus anhelos de libertad y de justicia en Colombia.

Servidor y amigo,


GUILLERMO LEON VALENCIA

miércoles, 22 de abril de 2009

FIRMADA LA UNION CONSERVADORA Y EL RESPALDO DE TODO EL PARTIDO CONSERVADOR COLOMBIANO A LA CANDIDATURA NACIONAL DEL DOCTOR GUILLERMO LEÓN VALENCIA

2 DE JUNIO DE 1957
“Al iniciar esta nueva etapa en las actividades del partido, ratificamos nuestra adhesión a los principios conservadores contenidos en los programas de colectividad, principios que el partido se ha dado con el propósito que en Colombia haya siempre un gobierno republicano, popular, representativo, alternativo y responsable…

Acogemos con entusiasmo la candidatura nacional del Doctor Guillermo León Valencia, esclarecido colombiano, para ejercer la Presidencia de la Republica en el periodo constitucional de 1958 a 1962. Por haber sido proclamada esa candidatura en una situación de anormalidad política que, afortunadamente, concluyó como consecuencia de la reacción nacional que culminó el 10 de mayo ultimo, el Directorio Nacional Conservador y la Comisión Nacional de Acción Conservadora la presentarán a la Convención Nacional del partido para su ratificación.

La Convención Nacional Conservadora será integrada de conformidad con los estatutos del partido y la reglamentación ya establecida. La Comisión Nacional de Acción Conservadora y la Dirección Nacional Conservador señalaran de común acuerdo la fecha en que la Convención habrá de reunirse.

Bogotá, Junio 2 de 1957

Comisión Nacional de Acción Conservadora.- Alvaro Gómez Hurtado, Juan Uribe Holguín, Alfredo Araújo Grau, Manuel Coronado, Hernando de Velasco, Secretario

Directorio Nacional Conservador.- José Antonio Montalvo, Juan Uribe Cualla, Francisco de Paula Pérez, Hernán Jaramillo Ocampo, José Elías del Hierro, Rafael Azuero, Alfredo Carbonell, Alfredo Vásquez Carrizosa, Secretario General.



Tomado de: Libro “Las Jornadas de Mayo”; Ediciones Documentos Colombianos Bogotá; Pagina: 253-255

DECLARACIÓN DE LOS DOS PARTIDOS POLÍTICOS - SOLIDARIDAD CON EL MOVIMIENTO CIVIL

A la reelección presidencial respondieron los partidos liberal y conservador con la siguiente orden de solidaridad con el movimiento civil el 9 de Mayo:
En las horas de la tarde de ayer el General Rojas Pinilla arrancó a una Asamblea, cuyos miembros fueron designados directa o indirectamente por él, una elección inválida para continuar su gobierno después de 1958. A pesar de las circunstancias en que fueron elegidos, un grupo minoritario de asambleístas se abstuvo de ejecutar el acto único para el cual se creó ese instrumento que no corresponde a ninguna tradición colombiana, a ningún principio de derecho, y que con su sola existencia viola la constitución nacional.
Los partidos políticos hemos declarado ya en muchas ocasiones que para nosotros la Asamblea Constituyente del General Rojas es, por su origen, inexistente como entidad institucional y que todos sus actos carecen de validez alguna, entre ellos el primero, el de alterar la constitución para reelegir al General Rojas Pinilla, y luégo el que ayer se cumplió cuando todo el país se paraba en un acto extraordinario de protesta sin antecedentes ni memoria en los anales de Colombia.
El General Rojas Pinilla, en el discurso en que recibió la ofrenda inconstitucional que le presentaban sus funcionarios de la asamblea, le decretó la violencia al país, y trazó, además, un programa de gobierno que Colombia rechaza, y que amenaza, esencialmente todo lo que quedaba todavía sin destruír. En un programa de persecución, de la nacionalización rapaz, de intimidación al capital, de promoción irresponsable de la lucha de clases. El promotor de la reelección inválida se ha colocado voluntariamente como el enemigo implacable del sistema social y económico que no sólo Colombia sino todo el mundo occidental ha escogido como la formula mejor para preservar la libertad y promover las prosperidad de los hombres, dentro de la justicia y la paz. Lo que expuso ayer como plan de acción inmediato y futuro es la negación absoluta de los principios de la civilización cristiana, que son el marco de los empeños para ambos partidos tradicionales de Colombia.
Jamás hubiéramos concebido los colombianos que desde la Presidencia de la República se formulara la amenaza - que en Cali se ha llevado a la práctica - y menos aún hecha por el jefe de las milicias regulares, de recurrir a la cooperación de las gentes indeseables para lanzarlas en persecución de la ciudadanía indefensa.
Además demostró el General Rojas la resolución irrevocable de destruír a los dos partidos tal como muchas veces antes lo había intentado, y dejado de hacer solamente por la prevención de las más grandes fuerzas morales de Colombia, a cuya cabeza está la Iglesia Católica.
Acción pacífica, enérgica resistencia hasta el grado en que se evite la lucha física con la fuerza pública, eso pedimos, pero por sobre todo, profunda y activa fe en que representamos la totalidad de lo que es Colombia y su historia entera. Los dos partidos no podrán ser arrollados ni desaparecerán jamás de nuestra vida pública, menos ahora, cuando están unidos para trabajar por la paz de la nación, por el regreso a sus instituciones y por el restablecimiento de un régimen de repare los daños que el actual gobierno le ha caudado a la patria.
Pero queremos que nuestros amigos entiendan bien que nadie puede quedar, si tiene amor por su partido además de veneración y respeto por la República, al margen de esta lucha, en la que se juega radicalmente la suerte de Colombia.
ALBERTO LLERAS, Director de liberalismo GUILLERMO LEÓN VALENCIA
Directorio Nacional Conservador, Francisco de Paula Pérez, Juan Uribe Cualla, Rafael Azuero. Alfredo Carbonell, Alfredo Vásquez Carrizosa (Secretario General
Alfonso López Pumarejo,Eduardo Santos, FALTAN NOMBRES – COPIAR PAG 190, 191
Tomado de: Libro “Las Jornadas de Mayo”; Ediciones Documentos Colombianos Bogotá; Pagina: 188-189-

MANIFIESTO DE LOS DIRECTORIOS POLÍTICOS A LAS CLASES TRABAJADORAS

Los directores nacionales de los partidos liberal y conservador desean expresar a las clases obreras la satisfacción con que reciben la adhesión que le están prestando al inmenso movimiento nacional, cuyo primer objetivo es devolverle a toda la nación, y singularmente a las masas populares, su libertad política y el derecho a intervenir en la manera cómo se resuelvan los problemas económicos y sociales que las afectan tan hondamente.
Los universitarios, los gremios, los industriales, banqueros, comerciantes que toman parte en la batalla pacífica contra la dictadura no están defendiendo sus intereses particulares; por el contrario, no han vacilado en exponerlos gravemente a trueque de devolverle su libertad al país y de evitar que el gobierno, que tan graves males ha causado ya a la posición económica de todos los colombianos y naturalmente a la de los sectores más pobres, precipite a la nación a una crisis que ya ha comenzado a sentirse y de la cual son muestras claras la abrumadora carestía de la vida, el alza vertiginosa del cambio, la escasez, el insuficiente abastecimiento de materias primas para las fábricas y el desempleo que ya es notorio en muchas actividades. El gobierno, al través de su maquinaria de mentirosa propaganda y con la censura de prensa, pretende ocultar todos esos hechos y presentarse como el defensor de las clases pobres, cuando es lo cierto que la causa de los males que ya está sufriendo el país y de los muchos más graves que se le esperan, si no se establece un gobierno responsable, controlado por la opinión pública, no es otra que la conducta del General Rojas Pinilla y del pequeño grupo de privilegiados que usufructúan los recursos de todo el pueblo colombiano….

Y, desconociendo el carácter orgulloso y digno de los obrero colombiano, el gobierno presente que los servicios de bienestar social, pagados con el dinero de todos los contribuyentes, sean recibidos por esos obreros como una limosna, como si el General Rojas Pinilla los estuviera costeando con sus propios fondos y tuviera derecho a exigir por ello la obediencia incondicional y la humillación del pueblo. La verdad es que el gobierno le da al pueblo mucho menos de lo que debería darle, habida cuenta de las inmensas sumas de que ha dispuesto. Y la verdad es también que los servicios sociales los paga el mismo pueblo con los impuestos, y que no guardan proporción con la carga inmensa de los innumerables gravámenes que se han establecido sobre los consumidores…..

Y a cambio de lo poco que entrega, la dictadura pretende que el pueblo colombiano renuncie a sus libertades, se convierta en un esclavo, despojado de todo derecho, que eses pueblo no intervenga en elecciones para decir quién debe representarlo, sino que acepte indefinidamente que un solo hombre mande sobre todo sin control alguno, y que haya que rogarle a él como limosna, lo que si el pueblo tuviera libertad podría darse, de mejor y más completa manera.
Contra todo eso el país se ha levantado unánimemente, y está gritando que somos colombianos y como tales queremos ser libres. El pueblo desea que su libertad sindical esté garantizada por las leyes y no dependa que su libertad sindical esté garantizada por las leyes y no dependa del capricho del gobierno, quien mira con animadversión los sindicatos que no se ponen humildemente a su servicio. El pueblo desea tener sus voceros auténticos en las corporaciones legislativas para que intervengan en la legislación social y en la fijación de las sumas que deben destinarse a la educación popular, a la vivienda para las clases pobres, a los servicios médicos y hospitalarios. El pueblo desea que se adelante una política económica y fiscal dirigida a beneficiarlo positivamente y no a enriquecer a unos pocos con perjuicio de todos. El pueblo desea tener libertad para hablar, para reunirse, para poder leer en los periódicos la verdad, sin censura. El pueblo desea que los fondos públicos no se gasten en pagar indebidamente periódicos mercenarios que quieren engañarlo con propagandas mentirosas. El pueblo desea ser libre de hacer manifestaciones cuando a bien le plazca y no se quiera obligarlo a marchar como un rebaño de esclavos, por orden de las autoridades para rendir homenajes que no quiere rendir, o expresar adhesiones que está negando en su conciencia. Y todo eso es lo que quiere conseguir el actual movimiento, el cual ofrece a la nación no sólo la paz garantizada solemnemente por el pacto de los partidos; no sólo la igualdad de los partidos políticos dentro de un gobierno sin hegemonía de ninguno y que no excluya a nadie por razones sectarias de los puestos públicos o del trabajo en las empresas oficiales; no sólo el derecho para las clases populares de designar sus propios voceros para que defiendan sus intereses en los consejos , asambleas y cámaras, sino también política economía y fiscal puesta al servicio de las clases trabajadoras que destine al beneficio de éstas parte sustancial de los dineros públicos, que aligere la carga insoportable de los impuestos y disminuya el costo de vida hoy terriblemente elevado por la política inflacionaria y los despilfarros oficiales.
Y ofrece también una política social que no únicamente conserve sino perfeccione las conquistas alcanzadas, que garantice efectivamente la libertad sindical y defienda en el trabajador ante todo la dignidad de la persona humana, reconociéndole su libertad. Su independencia, su carácter de verdadero ciudadano.
Por todo esto estamos luchando, unidos íntimamente los miembros de todas las clases sociales y de todos los paridos políticos. Y el triunfo será nuestro, de ello estamos seguros, porque nos asiste el derecho. Somos los colombianos de siempre; no hemos caído en la vergüenza de plegarnos a la servidumbre, y con eses título que es común a todos vamos a la victoria.
ALBERTO LLERAS GUILLERMO LEÓN VALENCIA
Dirección Nacional Liberal Directorio Nacional Conservador


Tomado de: Libro “Las Jornadas de Mayo”; Ediciones Documentos Colombianos Bogotá; Pagina: 171-172-173-174

LIBERADO EL SEÑOR VALENCIA EN CALI

En las horas de la tarde del 3 de mayo le fue comunicada al señor Valencia por autoridades del Departamento la decisión de permitirle continuar su viaje a Bogotá. El señor Valencia exigió la libertad de los detenidos en Cali, y luego acompañó al señor Sardi Garcés al Palacio Episcopal, donde se había convenido que estuviera asilado hasta tanto pasara el peligro que la falta total de garantías para su vida y bienes hacía indispensable, en concepto del señor Valencia y del propio Excelentísimo señor Obispo de Cali.
El señor Valencia acompañado por numerosísimas personas, a quienes no se permitió llegar al aeropuerto, tomó el avión a Bogotá y en el aeropuerto de Techo, a pesar de la limitadísima información sobre su llegada, asistió una nutria concurrencia, que lo recibió con ovaciones, cantando el Himno Nacional y agitando pañuelos. El señor Valencia, ya en su residencia provisional en Bogotá, envió un mensaje a los estudiantes de la Universidad Javeriana sitiados en el edificio por la policía, recomendándoles cordura, y pidiéndoles que la determinación tomada por ellos de continuar la huelga se realizara en forma pacífica, sin dar oportunidad a choques con la fuerza pública, ya que estaba probando la formidable eficacia de la resolución de resistir ordenada y cívicamente a los abusos de la fuerza.

Tomado de: Libro “Las Jornadas de Mayo”; Ediciones Documentos Colombianos Bogotá; Pagina: 111

ALBERTO LLERAS ANUNCIA “LA RESURRECCION DE LA REPUBLICA”

El 30 de Abril, El Director del Liberalismo envió una circular a los miembros de los Directorios Departamentales. En ella anunciaba ya “la resurrección de la República” He aquí su texto:


CIRCULAR NUMERO 43
ASUNTO: El Gobierno y la reelección.
Bogotá, abril 30 de 1957
Señores Miembros del Directorio
Departamental:
Por más de cinco semanas el gobierno ha tratado de ocultar rigurosamente al país el hecho que podía despertar en él mayor interés y más justificadas esperanzas. El acuerdo histórico de los dos partidos tradicionales no es, sin embargo, un delito, y si lo fuera, los colombianos tendrían derecho a conocerlo. Bien al contrario, es un sensacional suceso de nuestra vida republicana, y aunque sólo fuera por respeto a los servicios que en una u otra época los dos partidos y sus hombres le han prestado a la República, es inaudito que la dictadura lo persiga, lo calumnie, lo oculte, prohiba que se hable de él, encarcele a quienes lo aprueban públicamente, e impida aún hasta en las residencias privadas, que se reúnan hombres y mujeres libres de manifestar su adhesión al candidato nacional, escogido para llevar a cabo el programa conjunto de las dos colectividades.
Ante el intento de reelección que viola todas las disposiciones de la Carta Constitucional, que el país rechaza por razón de sus principios morales y jurídicos y por la experiencia de los cuatro años anteriores, hemos ofrecido a los colombianos una solución que por largos años había sido la aspiración de los patriotas más eminentes: la de la reconciliación de los partidos, sellada en el acuerdo del 20 de marzo, y hemos acordado un candidato nacional, el doctor Guillermo León Valencia, al cual ha adherido, por encima de las limitaciones y prohibiciones del gobierno, la opinión pública, viva, alerta y vigorosa. Proclamada en Medellín y en Bogotá, su candidatura recibe caudalosas demostraciones de fe por parte del pueblo, y se reafirma su proclamación en Popayán y Cali, a pesar de los despliegues de fuerza y de la prohibición de que su nombre se mencione públicamente. Por exaltarlo, han pagado cárcel muchos colombianos, estudiantes, profesores universitarios, intelectuales, obreros, a quienes se han infligido castigos y humillaciones, y a quienes se ha sometido a acciones policiales sin apelación, ni recurso alguno. Sabemos, ciertamente que no hay ahora convocatoria a elecciones, pero sabemos también que tendrá que haberla.
Tenemos plena fe en que el país ha despertado del estupor que le produjo ser tratado como una nación ocupada. La empresa de establecer las instituciones no se va a contener ni a paralizar porque haya otra nueva y más flagrante violación de la Constitución Nacional. Y no va a detenerse sino con la resurrección de la República.
Los saludo muy cordialmente,
ALBERTO LEERAS
Director del Liberalismo

Tomado de: Libro “Las Jornadas de Mayo”; Ediciones Documentos Colombianos Bogotá; Pagina: 83-88-89.

CARTA DE LOS DIRECTORIOS POLITICOS A ROJAS PINILLA

El 12 de abril las directivas de los partidos enviaron al Presidente de la República y al Ministro de Guerra
Encargado del Despacho de Gobierno, los siguientes memoriales, que no tienen respuesta hasta de fecha

Excelentísimo Señor presidente de la República.
E. S. P.
Adjuntamos a este escrito un comunicado de las Directivas Políticas de la Nación, --- Directorio Nacional Conservador, Dirección Nacional Liberal y Directorios Liberal y Conservador de Antioquia ---- que se suscribió simultáneamente en Bogotá y Medellín el día 8 de abril en curso, en el cual se participa al pueblo colombiano que los organismos rectores de sus dos grandes partidos históricos, han escogido unánimemente el nombre del doctor Guillermo León Valencia, como candidato nacional a la presidencia de la República.
En eses comunicado aparece la carta de aquella fecha en que los Directorios Conservador y Liberal de la Nación y los Directorios Liberal y Conservador de Antioquia, se dirigieron al doctor GUILLERMO LEÓN VALENCIA, participándole aquella trascendental resolución y asimismo la respuesta que éste les dio aceptando aquella postulación y exigiendo que se convoque a elecciones populares limpias de fraude y libres de violencia para elegir al próximo Presidente de la República, ya que los partidos a virtud del Acuerdo que han celebrado cesaron en sus luchas y han llegado a un patriótico entendimiento en servicio del país, y se han unido en una común aspiración y un candidato único, cumpliéndose así la condición señalada por las Fuerzas Armadas de no continuar en el mando cuando desaparecieran las pugnas y divisiones entre los partidos.
Los Directorios, al hacer públicas aquellas comunicaciones, han reiterado su exigencia de que se devuelva al pueblo colombiano el derecho de designar el Presidente de la República, en elecciones libres de violencia y de fraude; pero hoy acuden ante S. E. para solicitar al Gobierno, como solemnemente lo hacen, la convocación a tales comicios.
Esta solicitud expresa la formulamos en ejercicio del derecho de petición que consagra la Constitución Nacional y que a nuestro entender no ha sido aún abolido.
Suscriben esta petición el Director del Liberalismo, el Directorio Nacional Conservador y el Doctor GUILLERMO LEÓN VALENCIA, acordado candidato único de los dos partidos para las lecciones populares, cuya convocación demandamos expresa y formalmente.
Una copia de esta solicitud y de su comunicado anexo la hemos puesto en esta misma fecha en manos del actual Ministro de Guerra, encargado del Ministerio de Gobierno.
Solicitamos se nos dé, de acuerdo con la Constitución, oportuna y pronta respuesta.

Bogotá, abril 12 de 1957

Excelentísimo Señor Presidente,
GUILLERMO LEON VALENCIA
Dirección Nacional Liberal, ALBERTO LLERAS
Directorio Nacional Conservador, Juan Uribe Cualla, Francisco de Paula Pérez. Rafael Azuero M., Alfredo Carbonell, Alfredo Vásquez Carrizosa, Secretario General.
Señor Ministro de Guerra, encargado del Ministerio de Gobierno.
E. S. D.

Atentamente nos permitimos adjuntar a este escrito una copia de la solicitud que en esta misma fecha hemos elevado al Excelentísimo Señor Presidente de la República pidiéndole la convocación a elecciones populares limpias de fraude y libres de violencia para escoger al próximo Presidente de la República. Igualmente le acompañamos el comunicado de las Directivas Políticas de la Nación, --- Directorio Nacional Conservador, Directorio Nacional Liberal y Directorios Liberal y Conservador de Antioquia---, que se suscribió simultáneamente en Bogotá y Medellín el día 8 de abril en curso, y en el cual se participa al pueblo colombiano que los organismos rectores de sus dos grandes partidos históricos han escogido unánimemente el nombre del doctor GUILLERMO LEON VALENCIA, como candidato nacional a la Presidencia de la República. En ese comunicado aparece la carta de aquella fecha en que los Directorios Conservador y Liberal de la Nación y los Directorios Liberal y Conservador de Antioquia dirigieron al doctor Guillermo León Valencia participándole aquella trascendental resolución, y asimismo la respuesta que este les dio, aceptando aquella postulación y exigiendo que se convoque a elecciones populares limpias de fraude y libres de violencia para elegir al próximo Presidente de la República, ya que los partidos a virtud del Acuerdo que han celebrado cesaron en sus luchas y han llegado a un patriótico entendimiento en servicio del país y se han unido en una común aspiración y un candidato único, cumpliendo así la condición señalada por las Fuerzas Armadas de no continuar en el mando cuando desaparecieran las pugnas y divisiones entre los partidos.
La solicitud que hemos formulado al Excelentísimo Señor Presidente de la República habrá de ser respondida por S.E., como Ministro de Guerra encargado del Ministerio de Gobierno tenga personal conocimiento de aquella petición que, por lo demás, la reiteramos ante S.S. para que se digne darnos oportuna y pronta respuesta.

Bogotá, abril 12 de 1957.
Señor Ministro, muy atentamente,
Dirección Nacional Liberal, ALBERTO LLERAS
Directorio Nacional Conservador, Juan Uribe Cualla, Francisco de Paula Pérez, Rafael Azuero M., Alfredo Carbonell, Alfredo Vásquez Carrizosa, Secretario General.

Tomado de: Libro “Las Jornadas de Mayo”; Ediciones Documentos Colombianos Bogotá; Pagina: 72-73-74-75.

PALABRAS DEL DIRECTOR DEL PARIDO LIBERAL, ALBRTO LLERAS, EN LA CONFIRMACION DE LA PROCLAMACION DE LA CANDIDATURA DEL SEÑOR GUILLERMO LEÓN VALENCIA

BOGOTÁ 12 ABRIL DE 1957.

“Por eso hoy, cuando todos ustedes esperan ansiosos oír la voz de quien es desde el 8 de abril el jefe consagrado para el honor y resuelto al sacrificio, yo sólo tengo que decir que mi partido deposita su fe en Guillermo León Valencia, como lo hizo en 1917 en su padre, y como la volverá a poner plenamente en todo hombre de buena voluntad, sea o no sea liberal cuandoquiera que la Patria así lo exija.
Por muchas razones este nombre es la antítesis de lo que ahora nos gobierna. Aquí está con nosotros, y para nosotros, un ciudadano que lleva más de 20 años de vida publica, que ha tenido en sus manos más poder o influencia que la mayor parte de nosotros, y que sin embargo está mas pobre hoy que lo que fue el primer día de su advenimiento a la acción política. Esta no es una virtud, ciertamente, sino cuando lo contrario se enseñorea oscuramente de los puestos de poder y de representación para convertirlos en fuente de enriquecimiento sin causa y sin vergüenza. Pero, además, la vida de Guillermo León Valencia es de una transparencia absoluta, y su rectitud no tiene sombras. Es, por otra parte, un ejemplo de lo que debe ser un político colombiano, respetuoso de todas las leyes e instituciones creadas en más de un siglo de esfuerzo por la inteligencia de nuestros grandes compatriotas, y sobre todo, respetuoso, como soldado de Cristo, como autentico católico, como hombre civilizado y culto, de los derechos de los trece millones de personas humanas que habitan el territorio de la República, que abominan del despotismo.
A su esfuerzo de estos días luctuosos y graves y al que realice en el gobierno de la nación cuando lleguen otros mejores, el liberalismo le ofrece una cooperación sin otro límite que el fiel cumplimiento de la palabra que ha empeñado en ese documento histórico del 20 de marzo.”
Tomado de: Libro “Las Jornadas de Mayo”; Ediciones Documentos Colombianos Bogotá; Pagina: 61-62.

RESPUESTA DE VALENCIA A LOS DIRECTORIOS

RESPUESTA DE VALENCIA A LOS DIRECTORIOS NACONALES DE LOS PARTIDOS CONSERVADOR Y LIBERAL Y A LOS DIRECTORIOS LIBERAL Y CONSERVADOR DE ANTIOQUIA, QUE LO HAN ESCOGIDO COMO CANDIDATO NACIONAL A LA PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA, PARA EL PERÍODO 1958 – 1962

Medellín, 8 de abril de 1957
Señores Directores Nacionales de los Partidos Conservador y Liberal; Señores Miembros de los Directorios Liberal y Conservador de Antioquia.
Bogotá y Medellín.
Distinguidos amigos:
Tengo el honor de avisar a ustedes recibo de su importante comunicación, en la que se dignan informarme que los partidos conservador y liberal, en perfecto acuerdo, han escogido mi nombre como candidato nacional a la Presidencia de la República.
Esta manifestación de ustedes constituye el máximo horno de mi vida, sea cual fuere el resultado del debate, porque es la investidura del patriotismo, de la lealtad, del honor, de la dignidad de la República, que me ha sido otorgada en el momento más difícil de su historia, por los mejores hijos de Colombia. Yo la acepto, consciente de las responsabilidades y peligros que implica, porque nací y vivo para luchar por el orden, por la justicia y por la libertad, sin que la posibilidad del triunfo pueda llegar a ser para mÍ jamás mejor estímulo que la eventualidad del sacrificio.
Y qué mejor destino para la vida de un hombre que comprometerla sin vacilaciones y con supremo orgullo en el empeño de contribuir a restaurar en su patria el imperio de la Constitución y de las leyes, la pulcritud administrativa y la limpieza política; de realizar el programa trazado por los partidos en el Manifiesto conjunto del 20 de marzo, al propio tiempo de iniciar la Segunda República con un gobierno nacional auténtico que excluya por la nobleza, la justicia, la sinceridad y la gallardía de sus propósitos y de sus actos el peligro de reincidir en hegemonías sectarias cuya sola misión esterilizante y destructora, ha sido la de envenenar al país y enlutarlo con la muerte de ciudadanos inocentes. Yo estoy seguro de que ante tánta adversidad que nos abruma ha llegado la hora de parodiar al pensador para decirle al pueblo colombiano: ya ensayamos el odio, ahora ensayemos el amor. Sólo así podremos salvarnos y asegurar el porvenir del país con la cooperación integral de sus mejores hijos, sin que la filiación política pueda ser el sólo motivo que autorice su colaboración o la sola causa que la haga imposible.
Pero el sólo hecho de que un gobierno pueda disponer en todo instante de las luces de los colombianos más competentes, en la dilucidación de los problemas nacionales, sin distingos de partidos ni de grupos, constituye una auténtica revolución en la vida nacional, hasta el punto de poder declarar, como yo lo declaro con el más vivo entusiasmo, que esta es la política que hacía falta a Colombia.
Por otra parte, los partidos históricos se han acordado ya en una plataforma común de aspiraciones cuya esencia es la plena vigencia de la Constitución de 1886; lo que demuestra que ninguna modificación constitucional será posible en el futuro sin el acuerdo previo de la opinión nacional, porque una constitución no puede ni debe ser jamás el triunfo de una bandería que se reparte como botín de guerra de los ideales de sus adversarios, sino el común denominador de todos los matices en que se divide la auténtica opinión pública, para que así su vigencia no sea la efímera vigencia de las pasiones sino la estabilidad perdurable de los sentimientos y de los anhelos colectivos.
Pero hay algo que este movimiento considera trascendental: el problema social de Colombia, y no con el alcance de hacer promesas preelectorales sino con la decisión inquebrantable de resolverlo en la medida de las capacidades de la sociedad y del Estado, porque exceder este límite sería demagogia improcedente. Desde niño me ha impresionado siempre este verso de Valencia y constituiría mi mejor programa poder realizarlo en Colombia: “la vida es una copa para todos llena”.
El gobierno actual ha manifestado que retendrá el poder hasta que los partidos cesen en su lucha implacable y se acuerden patrióticamente al servicio del país. Yo quiero creer que esto es sincero y por eso tengo la esperanza de que le gobierno, para no faltar a su palabra solemnemente empeñada, no se obstinará en continuar detentando el poder, porque los partidos ya hemos cumplido la condición que nos propuso para devolverle a la nación la plenitud de la soberanía que hoy le mantiene arrebatada. Como candidato de los partidos políticos de Colombia, tengo el placer de informarle al gobierno que hemos llegado al más elevado y patriótico acuerdo para restaurar el imperio de las instituciones nacionales, con una plataforma común de aspiraciones patrióticas y con un solo candidato por el cual habrán de sufragar lealmente ambos partidos.
Así pues, nosotros hemos cumplido; esperamos que el gobierno también habrá de cumplir su palabra convocando a elecciones populares limpias de fraude y libres de violencia para elegir al próximo Presidente de la República. El gobierno nos ha dicho con Herrera: “la patria por encima de los partidos”. Nosotros lo decimos: de acuerdo; pero agregamos: la patria por encima de los negocios.
Réstame sólo significar a ustedes que la confianza con que me han honrado será correspondida hasta con el sacrificio de la propia vida si fuere necesario, y que obligará perennemente mi gratitud.
Las dificultades de comunicación y de experiencia a que nos ha sometido el gobierno, especialmente en estos últimos días, me impiden desarrollar ampliamente ante ustedes mi pensamiento político, que por otra parte ya está expresado en el Manifiesto conjunto del 20 de marzo pasado, que tuve el honor de suscribir como Presidente del Directorio Nacional Conservador, pero espero, además, poder hacerlo muy pronto para ofrecerle al país un programa que colme sus anhelos de libertad y de justicia en Colombia.
Servidor y amigo,
GUILLERMO LEÓN VALENCIA


Tomado de: Libro “Las Jornadas de Mayo”; Ediciones Documentos Colombianos Bogotá; Pagina: 47-48-49-50.

martes, 21 de abril de 2009

MENSAJE DEL CANDIDATO GUILLERMO LEÓN VALENCIA A LA NACIÓN

“Colombianos:

Con la más honda emoción patriótica tengo el honor de anunciaros que acabamos de ganar la gran batalla de la Patria. Sin disparar un sólo tiro ni derramar nosotros una sola gota de sangre de los adversarios, estamos en condiciones de contribuir a restaurar los fueros de la Republica, y de continuar la historia de Colombia.

Sangre inocente derramada en las calles de Bogota, ha ennoblecido la bandera que nos sirvió de enseña en al contienda, y los raudales de sangre que han teñido las calles de las ciudades y pueblos martirizados de la Patria, han servido para escribir quizá la última página de la barbarie en nuestra Patria…

Ha llegado, pues, la hora de deponer resentimientos, de superar prejuicios, de avasallar rencores, para purificar y elevar los corazones a las alturas de la serenidad y el patriotismo y poder hacer patria, como el mejor ejercicio de nuestras actividades ciudadanas…

Colombianos: la orden del día de la victoria de la Patria debe escribirse así: serenidad y firmeza en homenaje a la juventud colombiana y al pueblo que escribieron con su sangre generosa una de las mas nobles y heroicas páginas de la historia nacional.”

Tomado de: Libro “Las Jornadas de Mayo”; Ediciones Documentos Colombianos Bogotá; Pagina: 219-220-221

MENSAJE DE ALBERTO LLERAS CAMARGO A LA NACIÓN

“Compatriotas:

El doctor Guillermo León Valencia y yo fuimos invitados por los Miembros de la Junta Militar que se constituyó en las primeras horas del día a conferenciar con ellos.

A la Junta hicimos una exposición de los propósitos del movimiento político de los dos partidos tradicionales que se resumen en el acuerdo el 20 de marzo pasado. El movimiento ha logrado hoy uno de sus objetivos en la lucha por la restauración de la normalidad republicada, pero prosigue en su empeño hasta que en un país plenamente pacificado convivan los colombianos bajo un régimen de leyes votadas por sus representantes auténticos, ejecutadas por sus funcionarios administrativos y aplicada con rigor e imparcialidad por sus jueces, y en el que sus mandatarios sean elegidos por un sufragio puro.

El doctor Valencia y yo hemos visto con satisfacción que las finalidades del acuerdo de los partidos no se apartan de las intenciones del gobierno de la nueva Junta, y que ella, nacida de circunstancias excepcionales, eminentemente transitoria en su tarea, habrá de empeñarse en reestablecer la normalidad institucional con la cooperación de los dos partidos. Todo lo que conduzca a ese fin tiene nuestro apoyo, así lo hemos prometido a la Junta…

Saludamos a nuestros compatriotas con jubilo en la primera ocasión que se nos ofrece de aprovechar este medio para llegar hasta ellos, medio que antes nos era vedado. Les pedimos serenidad y también paciencia en estos primeros tiempos de un nuevo gobierno, que está decidido a cumplir una tarea transitoria, pero que puede ser magnifica e histórica si se desarrolla con empeño y desinterés, con patriotismo, y solicitando la colaboración de todos los colombianos de buena voluntad.”

Tomado de: Libro “Las Jornadas de Mayo”; Ediciones Documentos Colombianos Bogotá; Pagina: 217-218

EL JÚBILO DE BOGOTÁ

“El jubilo desbordante que conmovió a Bogotá en la mañana del
10 de mayo, quedo descrito en la siguiente cronología
Preparado por el vespertino “La Paz”, que apareció
ese mismo día con una nueva orientación política:”


“Bogotá realizó hoy una de las mayores manifestaciones que recuerde la historia de la capital colombiana cuando millares de hombres, mujeres y jóvenes se lanzaron desde primera hora de la madrugada a las calles, portando el tricolor nacional y pañuelos blancos. Desde las aceras y a lo largo de las distintas avenidas, había una gran cantidad de personas que en pijamas saludaban a quienes hacían el recorrido en una sorprendente caravana de vehículos portando afiches…

Los manifestantes, que llenaron virtualmente todas las calles, comenzaron el recorrido a las 5 de la mañana, hora en la cual el Estado Mayor del Ejército, en un boletín extraordinario radiodifundido a todo el país por varias emisoras, anunció que el Teniente General Gustavo Rojas Pinilla, había declinado el poder en un Junta Militar…

El himno nacional, radiodifundido continuamente por las distintas emisoras, fue cantado por los millares de hombres, mujeres y jóvenes, desde las calles y ventanas de todos los edificios centrales…

La jornada de esta mañana comenzó a desarrollarse en la siguiente forma, según la observación de reporteros destacados por “La Paz”:

5 a.m. Miles de vehículos comienzan a despertar la ciudad con sus bocinas y el grito de “Viva Colombia”…
5 y 10 a.m. la Emisora Nueva Granada anuncia que el Presidente Gustavo Rojas Pinilla había declinado el poder en una Junta Militar…
6 y 5 a.m. Las Emisoras, que han entrado todas al aire, anuncian el establecimiento de una Junta Militar de Gobierno…
7 y 10 a.m. La Radio Nacional solicita que todas las emisoras del país entren en cadena para transmitir una serie de comunicados…
7 y 15 a.m. Se anuncia el primer comunicado de la Oficina de Información y Prensa, en el cual se informa que ha sido designada una Junta Militar…
8 a.m. Bogota está totalmente paralizada y el júbilo se extienden por todos los sectores…
9 a.m. La manifestación continúa aunque algunas personas comienzan a retirarse a sus casas.
10 a.m. Prácticamente están finalizando las manifestaciones y todas las personas se dirigen a sus respectivos hogares, atendiendo al llamado de las autoridades, hecho a través de las emisoras.”

Tomado de: Libro “Las Jornadas de Mayo”; Ediciones Documentos Colombianos Bogotá; Pagina: 205-206

LOS PRIMEROS COMUNICADOS ANUNCIANDO LA RENUNCIA DE ROJAS PINILLA

“El Ministro de Guerra, el Comandante General de las Fuerzas Armadas y los Comandantes de las diferentes ramas del ejercito (marina, aviación, policía) informan a la ciudadanía que el General Gustavo Rojas Pinilla declino el poder en una Junta Militar”


Tomado de: Libro “Las Jornadas de Mayo”; Ediciones Documentos Colombianos Bogotá; Pagina: 201

DECLARACION DE LOS SEÑORES ALBERTO LLERAS Y GUILLERMO LEÓN VALENCIA

“Después de la declaración nuestra del 5 de mayo se produjeron sucesos de una grande importancia y gravedad, cuyos episodios culminantes son los siguientes:

Los Rectores de la universidad, amenazados por el gobierno con las clausuras de las universidades y el enlistamiento forzado de los estudiantes, en el caso de que no continuaran sus tareas tomaron la determinación de solidarizarse con sus profesores y estudiantes y de cerrar las universidades por la duración de la huelga.

Agentes armados de la autoridad profanaron iglesias, disparando gases dentro de su recinto.

Agentes armados de la autoridad persiguieron y maltrataron a los estudiantes y asesinaron en Bogotá a dos de ellos, uno, Ernesto Aparicio Concha, que murió mientras cantaba el Himno Nacional con sus compañeros, y el otro, Pedro Julián Tamayo Ramírez, cuando estaba dentro del jardín de su casa, cerrando la verja de acceso a la calle.

El gobierno ha mentido oficialmente en el “Diario Oficial” y en sus comunicados sobre los hechos y las circunstancias en que se produjeron.

El gobierno quiere reelegir a Rojas Pinilla y mantenerlo por la fuerza, sobre las bayonetas de la institución armada, en quienes los colombianos sólo quieren ver la noble tradición, desfigurada ahora por la dictadura, de defensora de la soberanía y la gloria de la patria…

Sobre esta protesta inerme y pacífica del pueblo colombiano, que se ha transformado espontáneamente en el paro civil más formidable de nuestra historia, Rojas no podrá ser reelegido, y si lo es por su asamblea de áulicos, ya saben el mundo, las Fuerzas Armadas y él mismo que piensa Colombia de sus procedimientos y de sus intenciones.

Pedimos que el movimiento se mantenga en paz, como una resistencia legitima a la opresión, sin presentar blancos a las balas. Ni aún los asesinatos que se están cometiendo deben hacernos perder la cabeza. Rechazamos la violencia que se nos está aplicando y no queremos que ninguno de los nuestro la aplique. La eficacia de la acción del pueblo colombiano contra un gobierno que lo oprime por la fuerza está únicamente en su resistencia moral.

ALBERTO LLERAS, GUILLERMO LEÓN VALENCIA”


Tomado de: Libro “Las Jornadas de Mayo”; Ediciones Documentos Colombianos Bogotá; Pagina: 168-170

MANIFIESTO DE LAS MUJERES ANTIOQUEÑAS

“Medellín, 7de mayo de 1957

Excelentísimo General
Gustavo Rojas Pinilla
Presidente de Colombia
Bogotá.

Ansiosas porque en nuestra patria impere nuevamente un régimen de verdadera libertad y viva nuestro pueblo la plenitud de sus derechos con la vigencia de la mas pura y justa de las democracias, adherimos firme e irrevocablemente a la solicitud que os hacen los hombres de Antioquia, en su mensaje del 23 de abril, y reiteramos la petición para que llaméis al pueblo de Colombia a elecciones.

Lía Ramírez de Echevarria, Julia Vélez de Restrepo, Tina Echevarria de Uribe, Emma Echevarria de Cock, Margarita Villa de Ortiz , Luisa Sandino de Ramírez, Amparo Echevarria Vélez, Ángela Villa de Toro, Maruja Restrepo de Restrepo, Rosa Elena López de Echevarria, Maggie Restrepo de Gutiérrez, Maria Cock de Abad, Ester Vásquez R., Alice Olarte R., Lia R. de Vélez.”

Tomado de: Libro “Las Jornadas de Mayo”; Ediciones Documentos Colombianos Bogotá; Pagina: 153

DECLARACION DE LOS SEÑORES LLERAS Y VALENCIA SOBRE LA HUELGA ESTUDIANTIL

DECLARACION DE LOS SEÑORES LLERAS Y VALENCIA SOBRE LA HUELGA ESTUDIANTIL
El 5 de mayo, los señores Lleras y Valencia firmaron la siguiente declaración sobre la huelga estudiantil:
“En el día de hoy hemos mantenido contacto constante con grupos de profesores, estudiantes y directivas universitarias y hemos llegado a las siguientes conclusiones:
1º Los estudiantes han determinado continuar la huelga con motivo de la detención de uno de nosotros, Valencia, en Cali, que fue apenas un incidente en la larga serie de atropellos a las libertades publicas realizados con el propósito inconstitucional e ilegítimo de prolongar el régimen existente con la llamada reelección del General Rojas Pinilla. Estamos de acuerdo con la determinación de los estudiantes, que respaldamos con la expresa condición de que se limite exclusivamente a la no concurrencia a las aulas, sin ningún género de manifestaciones publicas.
2º Los profesores que acompañaron a los estudiantes desde el primer momento nos han manifestado que mantienen su solidaridad con la decisión estudiantil y no dictaran clases mientras dure la huelga, que debe prolongarse hasta el 8 de mayo como protesta contra la reelección del General Rojas Pinilla en la llamada Asamblea Constituyente. Los profesores adoptan esa determinación en el entendimiento de que los estudiantes se limitarán a no concurrir a las aulas, y no se envolverán ni permitirán que se les comprometa en manifestaciones públicas.
3º Las universidades, por su parte, según se nos informa, han asegurado su solidaridad en defensa de cualquier acto de intervención del gobierno contra cualquiera de ellas.
En estas condiciones consideramos un acto licito, noble y conveniente para le país la suspensión de actividades universitarias como protesta contra la llamada reelección del General Rojas Pinilla. Queremos, además, agradecer a los estudiantes y profesores su determinación, que fue decisiva para que el gobierno abandonara su propósito de confinar a Valencia y para que restableciera su libertad.
La decisión de que no hayan manifestaciones publicas hace improbable que se presenten en los días inmediatos nuevos acontecimientos trágicos, pero en constante colaboración con las directivas estudiantiles del movimiento, nos dedicaremos a atender la situación de los estudiantes detenidos hasta obtener su libertad.
Los hechos enumerados y las indicaciones y consejos nuestros los hacemos extensivos al movimiento estudiantil que continúa en otras ciudades del país.
Bogotá, mayo 5 de 1957.
GUILLERMO LEÓN VALENCIA – ALBERTO LLERAS”


Tomado de: Libro “Las Jornadas de Mayo”; Ediciones Documentos Colombianos Bogotá; Pagina: 122-123

MENSAJE DEL CANDIDATO VALENCIA A LOS ESTUDIANTES DE BOGOTÁ

Al regresar el señor Valencia de Cali, envió a los estudiantes un mensaje que les fue leído cuando se encontraban sitiados en la Universidad Javeriana por la policía.

El mensaje de Valencia decía así:

“Jóvenes Estudiantes:

Reciban mi emocionado saludo.

Acabo de regresar de Cali donde he estado detenido sin razón ni justicia, y me entero de que ustedes han asumido la defensa de los derechos esenciales del hombre y de la libertad de la Patria.

Con la mas honda emoción les expreso mi solidaridad irrevocable en estos momentos de angustia y de peligro – con la autoridad que me da haberme batido sin miedo ante la tiranía - que sería absurdo exponerse a perecer en las escaramuzas, porque no se podría estar en la batalla definitiva que habrá de restaurar en Colombia los fueros imprescriptibles de orden, de la justicia y de la libertad.

En consecuencia, les pido cordura, que no es claudicación; les aconsejo serenidad, que no es cobardía; les exijo preservar sus vidas que son el mejor tesoro de la Patria, para que en el futuro próximo élla tenga a quienes entregar sus destinos sagrados.

Con los jefes esclarecidos de los dos partidos históricos habremos de estudiar – en permanente consulta con ustedes – la situación en la que todos nos encontramos comprometidos, para proponer fórmulas efectivas de solución, que amparen y protejan los derechos de los colombianos y aseguren la plenitud de las garantías constitucionales.

Como estoy seguro de que merecemos la confianza de ustedes, aspiro a que nos la mantengan para asumir conjuntamente la responsabilidad que a todos nos corresponde en busca de una solución oportuna y patriótica.

Entre tanto, pido a los estudiantes de Bogota y del país, que no faciliten al gobierno el seguir resolviendo con muertos los problemas vitales de Colombia.

La patriótica decisión adoptada por las universidades colombianas, no requiere – para producir todos los efectos de sanción moral que entraña – de manifestaciones excesivas que puedan facilitar el ejercicio de la violencia y sembrar confusión sobre las verdaderas intenciones de la posición universitaria.

Estamos listos a correr con los estudiantes todas las contingencias que pueda acarrear el servicio leal de Colombia.

Bogotá, mayo 3 de 1957.

GUILLERMO LEÓN VALENCIA”


Tomado de: Libro “Las Jornadas de Mayo”; Ediciones Documentos Colombianos Bogotá; Pagina: 112-113.

VALENCIA NO ACEPTA EL COFINAMIENTO A POPAYAN

“Respuesta a los Directorios de Popayán

Agradezco la invitación que me hacen para regresar a Popayán con el objeto de poder viajar desde allí a Bogotá pero como estoy seguro de que el gobierno no permitirá mi viaje a ala capital, por las mismas razones que me ha hecho saber aquí, no puedo aceptar la invitación de ustedes que me reduciría a incumplir mis deberes en Popayán, muy gratamente por estar en mi casa, pero en forma intolerable para el país y para los partidos que me han confiado la bandera de la restauración de la patria.

Cuando acepté esta candidatura tuve la convicción absoluta, que hoy se confirma, de que era un candidatura más para la cárcel o el cementerio que para el Palacio de San Carlos. Sin principia a cumplirse esta realidad yo celebro vivamente no haberme equivocado.

Quiero que ustedes entiendan que no se trata de un capricho personal para crear problemas sino del cumplimiento de mi deber que no me permite resignarme a regresar a mi casa abandonando el servicio de la Republica.

Estoy seguro de que ustedes tendrán razones suficientes para juzgar posible mi traslado de Popayán a Bogotá, donde esta el epicentro de mi actuación al servicio del País, pero como soy yo quien tiene en esta hora suprema y difícil la máxima responsabilidad, me niego a regresar y continuaré avanzando hacia Bogotá hasta donde pueda hacerlo. Gracias amigos, y no pierdan jamás la confianza en mí, porque la merezco.

GUILLERMO LEÓN VALENCIA”

Tomado de: Libro “Las Jornadas de Mayo”; Ediciones Documentos Colombianos Bogotá; Pagina: 110

CARTA DEL OBISPO AUXILIAR DE CALI AL GOBERNADOR DEL VALLE DEL CAUCA CON OCASION DE LA DETENCION DEL CANDIDATO VALENCIA

“Cali, mayo 3 de 1957

Señor Brigadier General
Jaime Polanía Puyo
E. S. D.

Señor Gobernador:

Ayer hice al señor doctor Guillermo León Valencia el ofrecimiento espontáneo de proporcionarle alojamiento en el Palacio Episcopal, durante el tiempo de su detención, cosa que él no aceptó.

Sin embargo en vista de que con él están ahora su esposa e hija y de que su presencia por mas tiempo en la casa particular que los alberga constituye una grave incomodidad para sus dueños que él quisiera evitar, de acuerdo con su principal compañero de detención, el doctor Carlos Sardi Garcés, me ha enviado muy comedida y obligantemente la aceptación de la ofrecida hospitalidad si se la puedo otorgar a los dos.

Como de mi parte no hay ningún inconveniente al respecto con toda atención pido a usted acceder a que se adopte esta medida, en la seguridad en que esto contribuirá a disminuir notablemente la tensión que estos acontecimientos han producido en un vasto sector de la ciudadanía.

No sobra decirle, señor gobernador, que los mencionados señores pueden estar aquí en idénticas condiciones de vigilancia a las que tiene en su residencia actual, sin que esto represente ninguna incomodidad para mí, y que yo le garantizaré personalmente a usted la seguridad para ellos, tanto de su integridad personal, como de su permanencia en esta casa a sus ordenes.

En espera de que el señor gobernador vea en esta intervención mía la mejor buena volunta de cooperar a la solución de un dificultad que yo considero muy grave y de que, por lo mismo, acoja favorablemente esta solicitud, le anticipo agradecimientos y me suscribo a usted atento servidor,

(Fdo.) MIGUEL ANTONIO MEDINA, Obispo Auxiliar”


Tomado de: Libro “Las Jornadas de Mayo”; Ediciones Documentos Colombianos Bogotá; Pagina: 108-109.

LOS CLUBES SOCIALES SUSPENDEN ACTIVIDADES

En Cali, entre tanto, los clubes sociales se habían visto obligados a cerrar sus puertas en vista de las exigencias gubernamentales para la aprobación de toda clase de reuniones. Los clubes sociales de Bogotá se solidarizaron con la capital Vallecaucana el 2 de mayo y resolvieron suspender sus actividades mediante la siguiente declaración:

“LOS CLUBES SOCIALES DE BOGOTÁ,

Teniendo en cuenta:


Que los centros sociales de Cali se han visto forzados a suspender sus actividades por la obligación que les ha impuesto el Gobernador, de que todas sus reuniones sociales sean sometidas a la aprobación previa de ese funcionario;

Que si se aceptara el precedente que pretende imponer el Gobernador del Valle, se colaboraría a la violación flagrante de normas constitucionales y legales vigente que protegen el derecho de asociación y de reunión;

Y que, por otra parte, los objetivos de los centros sociales no podían cumplirse bajo la inspección y dirección del Gobierno,

Resuelven:

Suspender por solidaridad con los centros sociales de Cali, las actividades de los Clubes de Bogotá.

Transmitir esta decisión a los centros sociales de Cali.

Bogotá, mayo 02 de 1957.

Los Clubes sociales que firmaron esta manifestación son los siguientes:

Jockey Club, Gun Club, Club de Abogados, Club Medico, Club del Comercio, Club de los Lagartos, San Andrés Golf Club, Country Club de Bogotá.”

Tomado de: Libro “Las Jornadas de Mayo”; Ediciones Documentos Colombianos Bogotá; Pagina: 105-106.

DECLARACION DE LOS PROFESORES UNIVERSITARIOS CONTRA LA DETENCION DEL CANDIDATO VALENCIA.

El 2 de mayo un numeroso grupo de profesores universitarios firmó la siguiente declaración anunciando que se abstendrían de concurrir a sus cátedras mientras subsistiera la detención del señor Guillermo León Valencia:
“Los suscritos profesores universitarios, considerando que continúan adoptándose en el país procedimientos contra la libertad y la dignidad de las personas, que violan derechos esenciales y que infringen preceptos constitucionales en vigor aún dentro del estado de sitio, de los cuales es hoy nueva victima el doctor Guillermo León Valencia, a quien se detiene y confina por el sólo hecho de haber sido proclamado candidato a la presidencia de la Republica, en el ejercicio del mas elemental de los derechos, declaran que se abstendrán de concurrir a sus cátedras mientras subsista semejante situación.
Bogotá, mayo 2 de 1957.
Carlos Lleras Restrepo, Guillermo Amaya Ramírez, Antonio Rocha, Víctor Cock, Eduardo Zuleta Ángel, Fernando Londoño Y Londoño, Álvaro Copete Lizarralde, Hernán Jaramillo Ocampo, Bernardo Gaitan Maecha, Carlos Holguín, Belisario Betancur, German Zea Hernández, Alfredo Vásquez Carrizosa, Adán Arriaga Andrade, Diego Tovar Concha, Luis Córdoba Mariño, Hernando Morales, Rodrigo Noguera Laborde, Fernando Hinestrosa, Aurelio Camacho Rueda, Pedro Gómez Valderrama, Alvaro García Herrera, (Siguen Firmas)”

Tomado de: Libro “Las Jornadas de Mayo”; Ediciones Documentos Colombianos Bogotá; Pagina: 103.

DECLARACION SOBRE LA DETENCION DEL CANDIDATO GUILLERMO LEÓN VALENCIA EL 30 DE ABRIL DE 1957 EN LA CIUDAD DE CALI

DECLARACION SOBRE LA DETENCION DEL CANDIDATO GUILLERMO LEÓN VALENCIA EL 30 DE ABRIL DE 1957 EN LA CIUDAD DE CALI
“Los Directorios de los dos partidos políticos informan al país que desde las primeras horas de la tarde de ayer el doctor Guillermo León Valencia, candidato acordado por ambas colectividades para la Presidencia de la República, fue detenido en Cali, en la casa donde se alojaba de paso para Bogotá. Un agente del Servicio de Inteligencia le notifico que no podía salir de ésa residencia y posteriormente el jefe de dicho servicio en Cali y el Secretario de Hacienda del Valle le notificaron que solo podía viajar a Popayán, y que no le sería posible dirigirse, como lo pensaba hacer a Bogotá, en las primeras horas de la mañana. La casa en que reside el doctor Valencia estuvo cercada de tropas y policía hasta el momento en que los Directorios pudieron comunicarse con el.
Este inaudito atentado siguió a demostraciones constantes de adhesión que le hicieron al doctor Valencia en la capital del Valle desde el día domingo, manifestaciones que originaron una “nota” del Gobernador a los centros sociales de la capital del Valle estableciendo que en adelante no se podrían realizar reuniones de carácter social de ninguna naturaleza sin previo permiso del Gobierno, nota que, sumada a intervenciones de la policía en dichos centros, ha motivado que determinaran clausurarse mientras dure esa situación en que se invade una vez mas los derechos de los ciudadanos y se los anula para toda actividad que no sea de absoluta sumisión al gobierno y a los deseos del Presidente Rojas Pinilla de prolongarlo por cuatro años más.
El doctor Valencia ha informado a las autoridades que no irá a Popayán voluntariamente y que sólo con el empleo de la fuerza podrá el gobierno confinarlo. Insistirá en trasladarse a Bogotá y en ejercer el derecho de movilizarse dentro del territorio de la Republica.
Los partidos protestan de la manera mas vigorosa contra éste nuevo atentando que esta agregando más razones a la resistencia del país a la pretensión inconstitucional de prolongar un régimen que impide por medio de la fuerza publica cualquier expresión de inconformidad, cualquier acción política legitima, y que está creando una pugna de la mayor gravedad entre el gobierno y la nación, tanto mas peligrosa para la paz y para la estabilidad de la Republica, cuanto que el poder pretende ejercerse a nombre de las Fuerzas Armadas de la nación.
Los Directorios están agotando sus esfuerzos para impedir que se consume éste nuevo atentado contra la libertad y los derechos del candidato nacional y del pueblo colombiano, y mantendrán informada a la opinión, hasta donde le sea posible, de los desarrollos de esta gravísima crisis, que no tiene ninguna causa diferente del empeño ilegitimo del General Rojas Pinilla de imponer al país su gobierno mas allá de todo limite constitucional.
Por el Directorio Nacional Conservador,
FRANCISCO DE PAULA PEREZ, ALFREDO
VASQUEZ CARRIZOSA, Secretario.

Dirección Nacional Liberal
ALBERTO LLERAS

Tomado de: Libro “Las Jornadas de Mayo”; Ediciones Documentos Colombianos Bogotá; Pagina: 101-102

ADHESION DE CALI A LA CANDIDATURA DEL SEÑOR GUILLERMO LEON VALENCIA

En una reunión numerosísima, y en presencia del candidato nacional señor Guillermo León Valencia, se inicio la firma de la adhesión de su candidatura, en la ciudad de Cali la noche del 28 de abril. La firma de la adhesión, que esa misma noche tenia mas de ochenta firmas, se encabeza con figuras prominentes de la política, la banca, los negocios, y con la de distinguidas damas de Cali, de ambos partidos políticos.

La adhesión dice así:

“Los suscritos ciudadanos de los dos partido políticos que han hecho la grandeza de la historia nacional, completamente identificados con el acuerdo suscrito en Bogotá el 20 de marzo utilizamos, por insignes personeros de ambas colectividades, reafirmamos nuestra entusiastas adhesión a la candidatura presidencial del doctor Guillermo León Valencia, pro considerar que el país no puede continuar por mas tiempo bajo un gobierno dictatorial y que el movimiento político que el representa y las insignes virtudes del candidato garantizan la restauración de las instituciones republicanas y la fraternidad entre los colombianos.

Al mismo tiempo declaramos que la nación rechaza la continuación del actual estado de las cosas por el sistemas de la reelección y cualquiera otra que produzca igual resultado; y no reconoce autoridad ninguna a la agrupación que ha sido reunida como Asamblea Nacional Constituyente.

Cali, abril 28 de 1957.

La adhesión esta encabezada por las firmas de:

Carlos Navia Belalcázar, Carlos A. Sardi Garcés, Gustavo Balcázar Monzón, José Castro Borrero, Abraham Domínguez, Jorge Ribera Cabal, Marino Rengifo Salcedo, Carlos A. Velásquez Palau, Harold Eder, Carlos Garcés Córdoba, Harold Peña Zamorano, Francisco Barberi Zamorano, Jaime Hurtado, Jorge Abadía, Pedro Mejía, Luís Franco, Luís R. López, Hernando Domínguez, Hernando Franco, Hernando Caicedo, Cecilia Caicedo de Eder, Eugenia de Carvajal, Lucero Ospina de Barberi, Hila Lourido de Caicedo, Eduardo Cañón Bravo, María Teresa de Cañón, Gustavo Lloreda, Cecilia Cabal de Lloreda, Ernesto Lloreda Zamorano, Eduardo Ochoa, Rubria Cucalón de Ochoa, Mimí Becerra de López, Eduardo Lalinde Zawadzky, Hernán Isaías Ibarra.”

Tomado de: Libro “Las Jornadas de Mayo”; Ediciones Documentos Colombianos Bogotá; Pagina: 92.

ADHESION DEL EXPRESIDENTE DARIO ECHANDIA A LA CANDIDATURA DE VALENCIA

El Ex –presidente de Colombia Darío Echandia, que se encuentra en Italia, envió un mensaje al candidato presidencial de los partidos conservador y liberal, señor Guillermo León Valencia, en el que dice:

“La candidatura de usted simboliza egregiamente los anhelos de los colombianos para la restauración de la vida democrática bajo los auspicios de la concordia patriótica y el decoro ciudadano. Cordialmente adicto.

DARIO ECHANDIA”

Tomado de: Libro “Las Jornadas de Mayo”; Ediciones Documentos Colombianos Bogotá; Pagina: 79.

PROCLAMACIÓN DEL SEÑOR GUILLERMO LEON VALENCIA EN POPAYÁN

El señor Guillermo León Valencia, candidato de los partidos de la Presidencia de la República , viajo a Popayán en la Semana Santa, y su ciudad natal lo recibió con el mayor entusiasmo. Se decidió hacer un acto de confirmación de la proclamación echa en Medellín y Bogotá, y para el efecto se solicitó al Gobernador, Coronel Gómez, permiso para verificarlo en la casa del Maestro Guillermo Valencia hoy Museo Valencia, administrado por la junta autónoma, a cuyos miembros se solicitó el debido permiso. El Gobernador, por instrucciones de Bogotá, anunció que impediría todo acto, en sitio público o privado. La proclamación, sin embargo se hizo y firmo por los asistentes, en la casa del señor Adolfo Zambrano, y en ella se explican los antecedentes de los hechos. Posteriormente el Excelentísimo señor Arzobispo de Popayán, ante la situación de agitación pública producida por la actitud oficial, invito a los miembros de loa Directorios y a un grupo de personas de los firmantes de la proclamación a Palacio, donde les fue explicada la situación por el señor Valencia. Hablaron allí también los señores Francisco José Cháux y Carlos de Angulo, presidentes de los Directorios y se dio lectura a los documentos de la proclamación.

El Texto de la proclamación dice así:

En Popayán a los veinte días del mes de abril de 1957, reunidos en la residencia de don Adolfo Zambrano los miembros de los Directorios Departamentales Liberal y Conservador del Cauca y un numeroso grupo de ciudadanos, con el fin de considerar la negativa del señor Gobernador del Departamento de permitir la negativa de la proclamación de la candidatura presidencial del doctor Guillermo León Valencia en la casa donde funciona el Museo Nacional Guillermo Valencia y advertidos, además de la decisión del gobierno de impedir por la fuerza tal acto, así en forma privada, resolvieron: 1º Declarar solemnemente ante el país que los ciudadanos del Cauca de ambos partidos adhieren fervorosamente a la candidatura presidencial del doctor Guillermo León Valencia, proclamada ya por los directorios de las dos colectividades históricas en las ciudades de Medellín y Bogotá. 2º dejar constancia de que, sólo por evitar un inútil derramamiento de sangre, se abstienen de realizar el acto proyectado para el día de mañana, 21 de los corrientes, al cual fueron invitados los directorios del occidente y sur de Colombia y los del departamento del Huila, los que aceptaron complacidos dichas invitaciones y por actos arbitrarios del gobierno dictatorial no pudieron llegar a esta ciudad 3º Expresar, una vez más, la “decisión Inmodificable” de los directorios conservador y liberal del Departamento de trabajar conjunta e incansablemente por el restablecimiento de las instituciones democráticas y por la feliz culminación de la plataforma de conciliación nacional que personifica y encarna la candidatura del doctor Guillermo León Valencia.

Juan Uribe Cualla, Francisco José Chaux, Calos Angulo, Leonor Villamil de chaux, Luís Fernando Paredes A; Adolfo Zambrano, Carlos Obando V., Berta de Paredes, Alvaro de Angulo, Antonio José Lemos Guzmán, Luís A. Velasco, Víctor Mosquera Chaux, Carlos Ignacio Muñoz, Stella Mosquera de Chaux, Jaime Velasco, Maruja Olano de Muñoz, Alina Muñoz de Zambrano, Marco A. Zambrano, Gerardo Varona C., Tomás Castrillón M., Carmen Teresa Torres, José Tomás Angulo, Cesar Pantoja, Josefina M. de Angulo, Luís Carlos Vernaza, Víctor Chaux, Reinaldo Muñoz Zambrano, Tomas Olano A., Alfonso Wilches, Lola Chaux de Wilches, Alicia de Olano, Hernando de Francisco, Ramiro Jaramillo V., Alberto Rojas Ch., Antonio José Tafurt, Miguel A. López R., Arquímedes Púquerres, Jorge E. Vivas, Rosa Elvira Chaux de Mosquera ,Carlo Sardi, Juan Bravo Pérez, Carlos Cesar Puyana, Jorge Tadeo Martínez, Julio E. Astorquiza, Eduardo Muñoz Lara, Julio Manuel Eyerbe, Tomas C. Mosquera. César Vernaza Mosquera E, González, Caicedo, Alvaro Simmonds, Luz de Muñoz, Julián Garcés Córdoba, Olegario Zambrano, Alejandro Gómez, Arcesio López Narváez, Gustavo López Navia, Pablo Emilio Bravo, Víctor Gabriel Caicedo, Manuel Zaruma, Alfonso Wilches Martínez, Ana Cecilia de Chaux, Carmiña Simmonds de Nader, Nelly de Zaruma, Luz Ayerde de Jaranillo, Mélida de Simmonds, Gloria Ayerde de Suso, Stella M. de Simmonds, Sylvia Ayerde de Caicedo, Humberto Suso, Marco A Hormiga, Maria T. Holguin de Garcés, Alfonso Jordán Jiménez, Eugenia Doria de Jordán, Henry Simmonds, Julio C. Preafán, Rafael Arboleda A., German Hoyos M., Maria Teresa Casas de González, Manuel Vicente González, Eduardo González, Gerardo Amezquita, Tito Mosquera Irurita, José Maria Vidal, Clara Restrepo de Delgado, Efraín Valencia Correa, Oscar Constain, Gilberto Lucio Montaña, Eduardo Cifuentes, Arturo Negret, Jaime Agredo , Rafael Ante, Ásale Sánchez, Ernesto Sánchez, Francisco Lemos Arboleda, Rosa Elvira de Lemos, Carlos Lemos S., Jorge Ulloa López, Rebeca Ulloa López, Ismael Valverde, Gerardo Fernández Cifuentes, Carola Villegas de Ulloa , Fernando Zambrano, Rodrigo Gutiérrez, Carlos M. Simmonds, Vicente Lemann, Alberto Mejia Henao, Antonio kuri, Javier Terreros, Juan Zambrano Muñoz, Daniel Caicedo, Andrés José Arroyo, Sylvia Zambrano Muñoz.


Tomado de: Libro “Las Jornadas de Mayo”; Ediciones Documentos Colombianos Bogotá; Pagina: 77,78 y 79.

ADHESION DEL EXPRESIDENTE EDUARDO SANTOS A LA CANDIDATURA DE GUILLERMO LEÓN VALENCIA

“Paris, abril 16

Doctor Guillermo León Valencia
Bogotá

Al adherir sin reservas a su candidatura para Presidente de la República, lanzada por todos los partidos políticos y respaldada por la nación entera, lo felicito por llevar dignamente la bandera del más hermoso movimiento cívico que registra nuestros anales. Culmina así el anhelo colombiano que es no sólo recobrar las perdidas libertades y restaurar, con las instituciones republicanas, el decoro de la patria, sino aplicar íntegramente el programa trazado, con serena firmeza, en los acuerdos de los partidos. Esta es la iniciación gloriosa de una nueva era histórica, en que al amparo de la concordia entre los ciudadanos y en claro ambiente de convivencia patriótica, gobiernos legítimos, ajenos a sectarismos exclusivistas busquen y merezcan la colaboración de todos y eliminen el panorama nacional las sombras que hoy lo oscurecen: la maldición de la violencia, el escándalo de la arbitrariedad oficial, el sacrificio de los intereses públicos en aras de las conveniencias privadas.
La unión de los partidos en torno de ese programa redentor y de usted como candidato de cuantos no han renegado de la republica, pone fin a la mentira sobre la cual ha querido sostenerse la dictadura que nos humilla. Representa la unánime voluntad de paz; de honrada vida libre, regida por la constitución y la ley, y no por el capricho del que nos mande; de convivencia fraternal dentro del derecho de todos, sinceramente respetado.

Esa es la voluntad del pueblo colombiano, enfrentada a un régimen dictatorial mantenido sólo por la violencia de que se hace permanente victima a la nación, voluntad que avanza en medio de un vasto silencio rudamente impuesto por los agentes de la dictadura que neciamente creen posible ahogar así la opinión nacional. Tanto ese silencio obligado de la ciudadanía como las adhesiones a la imposible reelección, obligatorias también, son pruebas dramáticas de la opresión a que está sometida la patria. No es menos escandalosa y significativa la mordaza que a unos se pone, que la adhesión a otros, arrancada por el temor y por la fuerza. Ambas son claros síntomas de la realidad que hoy se padece entre nosotros y a la que no pueden ser indiferentes los pueblos libres.

A despecho de las iniquidades con que se pretende cerrarle el paso, este movimiento nacional de unión y de solidaridad entre todos los patriotas, está llamado a triunfar, porque el país lo quiere con fuerza irresistible. Ante él nada significara una írrita asamblea, inventada y nombrada por media docena de individuos que locamente se proclaman depositarios de la soberanía nacional, cuando hasta para hablar de ella carecen de título legítimo.

Se trata de una lucha entre la nación colombiana y un régimen militarista sin más fuerza de la que pudiera darle el abuso de las posiciones oficiales. Para dudar del resultado de esa lucha seria preciso dudar también de las leyes de la física y de todas las leyes morales.

Respetuosamente saludo al candidato que encarna la resolución nacional de corregir valerosamente los errores pasados; de unir lealmente dentro de la paz a los hijos de Colombia, deseosos de asegurar un porvenir que para todos traiga honra y provecho, y de cerrar para siempre un paréntesis de amarga tiranía, que sólo habrá servido para demostrar cuán triste es la suerte de los pueblos, y cuán vergonzosa, cuando se abandonan los caminos de la libertad democrática y se tratan de implantar sistemas despóticos que no tienen ni justificación ni excusa.

(Fdo.) EDUARDO SANTOS”

Tomado de: Libro “Las Jornadas de Mayo”; Ediciones Documentos Colombianos Bogotá; Pagina: 75.

ADHESION DEL EXPRESIDENTE ROBERTO URDANETA ARBELAEZ

“New York, abril 11 de 1957

Guillermo León Valencia
Dinacional conservador – Bogotá.

Por su tradición y por sus méritos personales su nombre ha sido siempre símbolo de nuestra vida republicana. Hoy lo es más que nunca. Reitérole mi cordial adhesión. Afectísimo,

ROBERTO URDANETA ARBELAEZ”

Tomado de: Libro “Las Jornadas de Mayo”; Ediciones Documentos Colombianos Bogotá; Pagina: 71.

ADHESION DEL EXPRESIDENTE MARIANO OSPINA PEREZ

“New York, abril 8 de 1957

Gonzalo Restrepo Jaramillo, Juan Uribe Cualla, Dinacional, Dipartamental Conservador, demás copartidarios – Medellín.

Compláceme altamente resolución lanzar nombre ilustre doctor Guillermo León Valencia Candidato Presidencial próximo periodo del movimiento patriótico encaminado a lograr próxima restauración republicana y total pacificación espiritual y material país. Candidato escogido representa nuestros más altos valores morales y políticos por su inteligencia, estirpe, sentido social cristiano, gallardía política, pulcritud privada y pública y lealtad ideales democráticos dentro principios conservadores y católicos. Pueden contar mi entusiasta y sincera adhesión de colombiano conservador y católico y suplícoles favor transmitirlo así doctor Valencia. Atento amigo,

MARIANO OSPINA PEREZ”

Tomado de: Libro “Las Jornadas de Mayo”; Ediciones Documentos Colombianos Bogotá; Pagina: 71.

PALABRAS DEL DIRECTOR DEL PARTIDO LIBERAL EN LA CONFIRMACION DE LA PROCLAMACION DE LA CANDIDATURA DEL SEÑOR GUILLERMO LEÓN VALENCIA EN BOGOTÁ EL 12 AB

“Por eso hoy, cuando todos ustedes esperan ansiosos oír la voz de quien es desde el 8 de abril el jefe consagrado para el honor y resuelto al sacrificio, yo solo tengo que decir que mi partido deposita su fe en Guillermo León Valencia, como lo hizo en 1917 en su padre, y como la volverá a poner plenamente en todo hombre de buena voluntad, sea o no sea Liberal cuandoquiera que la Patria así lo exija.

Por muchas razones este nombre es la antitesis de lo que ahora nos gobierna. Aquí está con nosotros, y para nosotros, un ciudadano que lleva mas de 20 años de vida publica, que ha tenido en sus manos mas poder o influencia que la mayor parte de nosotros, y que sin embargo está mas pobre hoy que lo que fue el primer día de su advenimiento a la acción política. Esta no es una virtud, ciertamente, sino cuando lo contrario se enseñorea oscuramente de los puestos de poder y de representación para convertirlos en fuente de enriquecimiento sin causa y sin vergüenza. Pero, además, la vida de Guillermo León Valencia es de una transparencia absoluta, y su rectitud no tiene sombras. Es, por otra parte, un ejemplo de lo que debe ser un político colombiano, respetuoso de todas las leyes e instituciones creadas en más de un siglo de esfuerzo por la inteligencia de nuestros grandes compatriotas, y sobre todo, respetuoso, como soldado de Cristo, como autentico católico, como hombre civilizado y culto, de los derechos de los trece millones de personas humanas que habitan el territorio de la República, que abominan del despotismo.

A su esfuerzo de estos días luctuosos y graves y al que realice en el gobierno de la nación cuando lleguen otros mejores, el liberalismo le ofrece una cooperación sin otro límite que el fiel cumplimiento de la palabra que ha empeñado en ese documento histórico del 20 de marzo.”

Tomado de: Libro “Las Jornadas de Mayo”; Ediciones Documentos Colombianos Bogotá; Pagina: 61-62.

LOS DOS PARTIDOS EXIGEN ELECCIONES Y PROCLAMAN EL CANDIDATO NACIONAL. COMUNICADO DE LAS DIRECTIVAS POLITICAS A LA NACIÓN

En la noche del 8 de abril los Directorios Nacionales de los Partidos Conservador y Liberal, publicaron el siguiente comunicado:

“Los Directorios Nacionales de los Partidos Conservador y Liberal anuncian al país que en esta fecha, y en desarrollo del acuerdo político del 20 de Marzo pasado, han escogido unánimemente, previa consulta con numerosos y distinguidos colombianos, el nombre del Señor Doctor Guillermo León Valencia como Candidato Nacional a la Presidencia de la Republica. Los dos Directorios Nacionales y los Directorios Conservador y Liberal de Antioquia han comunicado al Señor Doctor Valencia esta trascendental resolución, por medio de la siguiente carta:

Abril 8 de 1957


Señor doctor
Guillermo León Valencia
Medellín.


Muy distinguido compatriota y amigo:

Dando cumplimiento al patriótico convenio celebrado el 20 de marzo del corriente año, tenemos el honor de comunicar a usted, en perfecto acuerdo, los partidos Liberal y Conservador han escogido su ilustre nombre para candidato nacional a la Presidencia de la Republica.

Resueltos irrevocablemente a realizar el programa de concordia ciudadana, de restablecimiento de las instituciones democráticas, y de la ilustración de un tipo de gobierno que excluya toda la pretensión a la hegemonía política de cualquiera de nuestra colectividades, para asegurar asi la cooperación de todo el país a la grande obra de progreso, equidad social y purificación política que ese mismo documento anuncia como común empeño, depositamos en usted nuestra confianza, seguros como estamos de que será usted el ejecutor recto, honesto y patriota de esa campaña de salvación publica.

Al escoger su nombre hemos tenido en cuenta no solo sus señaladas virtudes, sus dotes intelectuales, su desinterés personal y su amor a la Republica, sino también la circunstancia de haber sido usted uno de los coautores del convenio político del 20 de marzo y estar, por lo tanto, plenamente identificado con su texto y su espíritu.

Habíamos convenido hacer esta proclamación durante el acto político que debía celebrarse en Medellín en la noche de hoy. Las circunstancias de que el gobierno hubiera impedido por medio de sus agentes del Servicio de Inteligencia al Director del Liberalismo y sus acompañantes y a un grupo numeroso de dirigentes conservadores de la capital, viajar a esa ciudad, cometiendo una arbitrariedad que por si sola es suficiente demostración de los métodos que está empleando para impedir la expresión de la voluntad popular, nos obliga a hacerla por medio de esta comunicación que se suscribe simultáneamente en Bogotá y Medellín.

En la seguridad de que usted aceptará el patriótico encargo y la grave responsabilidad que la Nación le confía por intermedio de sus dos grandes partidos históricos, quedamos de usted atentos amigos y compatriotas,

DIRECCION NACIONAL LIBERAL

Alberto Lleras

DIRECTORIO NACIONAL CONSERVADOR



Juan Uribe Cualla, Francisco de Paula Pérez, Rafael Azuero, Alfredo Carbonell, Alfredo Vásquez Carrizosa (Secretario General).

DIRECTORIO DEPARTAMENTAL LIBERAL DE ANTIOQUIA

Guillermo Mora Londoño, Lya Duque de Arango, Pedro Luís Villa, E. Libardo Ospina R., Cecilia Lince, Helmel Ramírez, Emiliano Guzmán Larrea, Luís Octavio Velásquez, Antonio Franco (Secretario); J. Arturo Jaramillo (Administrador del Fondo Liberal); Luz Greffestein de Mora (Presidenta Comité Femenino Liberal).

DIRECTORIO DEPARTAMENTAL CONSERVADOR DE ANTIOQUIA

José Maria Bernal, Gonzalo Restrepo Jaramillo, Luís Navarro Ospina, Francisco Eladio Gómez G., Jaime Posada Londoño, Pablo Bernal Restrepo, José Mejía Y Mejía. “

Tomado de: Libro “Las Jornadas de Mayo”; Ediciones Documentos Colombianos Bogotá; Pagina: 45-46-47.

MANIFIESTO CONJUNTO DE LOS PARTIDOS LIBERAL Y CONSERVADOR - MARZO 20 DE 1957

“Queremos decirle a la Nación que en contraste con la solución de fuerza que se trata de imponerle, las dos grandes colectividades históricas tiene una que ha sido de tiempo atrás aspiración de los patriotas. Esa solución es la del leal entendimiento y conjunción de los dos partidos tradicionales para presentar una cívica resistencia a la destrucción sistemática del patrimonio moral, institucional y jurídico de Colombia. Es la de recomendar a todos los liberales y conservadores que se unan en un esfuerzo común para la restauración institucional, sin la cual es imposible que se realice el juego libre de la democracia... es también la de comprometerse a crear un Gobierno civil que se ejerza a nombre de los dos partidos, que los represente por igual, en el cual ambos colaboren… El liberalismo ha querido prestar una contribución decisiva al pronto restablecimiento del orden institucional, aviniéndose a que el Candidato sea de filiación conservadora, con el ánimo de desatar fácilmente el conflicto por el poder que habría de alegarse para evitar la intervención del pueblo en la escogencia de sus gobernantes…. Por todas éstas razones, nosotros, no importa lo que ocurra, hemos tomado también una determinación, ella sí inmodificable, porque sólo depende de nosotros: luchar, sin pausa, para restablecer el imperio de la Constitución de Colombia.” Firmado Dirección Nacional Liberal Alberto Lleras, Eduardo Santos, Darío Echandia, Carlos Lleras Restrepo. (Siguen firmas).” Directorio Nacional Conservador Guillermo León Valencia, Juan Uribe Cualla, Francisco de Paula Pérez, Alfredo Vásquez Carrizosa, José Maria Villarreal, José Antonio Montalvo, Eliseo Arango, Fernando Londoño y Londoño.”

Discurso del Presidente Misael Pastrana en los funerales del expresidente Guillermo Leon Valencia