Como candidato de los partidos políticos, tengo el placer de informarle al gobierno que hemos llegado al más elevado y patriótico acuerdo para restaurar el imperio de las instituciones nacionales con una plataforma común de aspiraciones patrióticas y con un solo candidato por el cual habrán de sufragar lealmente ambos partidos.

Así pues, nosotros hemos cumplido; esperamos que el gobierno también habrá de cumplir su palabra a elecciones populares limpias de fraude y libres de violencia para elegir el próximo Presidente de la República. El gobierno nos ha dicho con Herrera: “La patria por encima de los partidos”. Nosotros le decimos: De acuerdo; pero agregamos: La patria por encima de los negocios.

Réstame solo significar a ustedes que la confianza con que me han honrado será correspondida hasta con el sacrificio de la propia vida si fuera necesario, y que obligará perennemente mi gratitud.

Las dificultades de comunicación y de expresión a que nos ha sometido el gobierno, especialmente en estos últimos días, me impiden desarrollar ampliamente ante ustedes mi pensamiento político, que por otra parte ya esta expresado en el manifiesto conjunto del 20 de marzo pasado, que tuve el honor de suscribir como presidente del Directorio Nacional Conservador, pero espero, además, poder hacerlo muy pronto para ofrecerle al país, un programa que colme sus anhelos de libertad y de justicia en Colombia.

Servidor y amigo,


GUILLERMO LEON VALENCIA

lunes, 3 de agosto de 2009

Recuerdos de Valencia

Publicado en El Pais de Cali
Julio 03 de 2009
Carlos Mejía Valencia
Cuando se conmemora el centenario de Guillermo León Valencia me tropiezo con un par de imborrables recuerdos juveniles que, en su hora, me parecieron heroicos. Hoy cuento uno.

Hacia 1957, la Asamblea Nacional Constituyente, Anac, en decisión imperdonable, aprobó la reelección de Gustavo Rojas Pinilla. Entretanto, la Nación se levantaba, primero en la sombra y luego de viva voz, para derrocar la dictadura. La oposición estaba dirigida por la inteligente frialdad de Alberto Lleras Camargo y el verbo ardiente de Guillermo León Valencia. Perfecta conjunción de cálculo y razón con entusiastas emociones.

Comenzaban a levantarse aquí y allá hasta los estudiantes muertos. De ellos Cali había puesto la más alta cuota. A nivel nacional, los bancos cerraron, las empresas comenzaron a andar a media marcha y muchos representantes de la Iglesia medraban con sigilo primero, pero luego desembozadamente. Bullía un volcán social. Guillermo León Valencia había venido a Cali a presidir desafiantes actos privados, porque las intervenciones públicas estaban vedadas. Lo detuvieron y le dieron por cárcel la casa de su paisano y amigo Jorge Vernaza, en el barrio Versalles.

Cuando el dictador dispuso su libertad, vino de lejos el padre Rebollo, quien fungiría como garante de que el ilustre payanés saliera directo para Bogotá y dejara de agitar unas aguas que ya estaban a punto del desbordamiento total.

Un amigo mío, casi niño, cuya familia era allegada a Rebollo, y yo, nos disfrazamos de gamines para llevarle un par de maletas al osado cura a fin de poder observar a Valencia saliendo de su reclusión domiciliaria. A esas edades inmaduras uno no sabe de límites ni riesgos y menos si va a ser testigo de un trozo de historia.

Ya en el lugar, mi amigo y yo desembozamos nuestras caras lampiñas, aupados por el temple casi heroico de Valencia, quien comenzó a caminar, con talante procero, la prominente barbilla en alto, por la Avenida 4 Norte, a través de una especie de calle de deshonor colmada de fusiles y bayonetas. Luego elevó su voz hacia la compañía del Ejército que lo vigilaba, reprimía, conducía y acechaba: “Díganle al tirano que seguiré en mi lucha hasta derrocarlo. Y como el déspota dice que sólo me reúno en clubes con oligarcas, agréguenle que me permita intervenir en unas cuantas plazas públicas y prometo derribarlo de su pedestal de barro. Los cobardes son los que llevan las botas, los alamares y las presillas mal instalados y no los que llevamos los pantalones y la virilidad bien puestos. Sépanlo ustedes y todo el país: los días de la dictadura están contados, porque entre todos recuperaremos la dignidad de nuestra democracia” (Palabras más, palabras menos). Valencia vino, vio y venció.

Sobrevino el feliz 10 de mayo de 1957, cuando Colombia, en carnaval, borró el inaudito error de haber permitido el derrocamiento de Laureano Gómez y la subsiguiente dictadura rojaspinillista. De la histeria del 13 de junio de 1953 regresamos a la historia (1957) cuando, en mucha medida gracias a Valencia, volvimos a enhebrar el hilo roto de la institucionalidad.

Hoy podemos revivir la película nacional de la época en pocas tomas: ‘la violencia’, el derrocamiento de Laureano, la dictadura de Rojas, el Frente Nacional. De este último, Valencia fue segundo presidente y como jefe de Estado reafirmó su valor, hidalguía y su obsesión por respetar y hacer respetar nuestras instituciones democráticas. Durante su mandato temblaron los corruptos y los insurgentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario