Como candidato de los partidos políticos, tengo el placer de informarle al gobierno que hemos llegado al más elevado y patriótico acuerdo para restaurar el imperio de las instituciones nacionales con una plataforma común de aspiraciones patrióticas y con un solo candidato por el cual habrán de sufragar lealmente ambos partidos.

Así pues, nosotros hemos cumplido; esperamos que el gobierno también habrá de cumplir su palabra a elecciones populares limpias de fraude y libres de violencia para elegir el próximo Presidente de la República. El gobierno nos ha dicho con Herrera: “La patria por encima de los partidos”. Nosotros le decimos: De acuerdo; pero agregamos: La patria por encima de los negocios.

Réstame solo significar a ustedes que la confianza con que me han honrado será correspondida hasta con el sacrificio de la propia vida si fuera necesario, y que obligará perennemente mi gratitud.

Las dificultades de comunicación y de expresión a que nos ha sometido el gobierno, especialmente en estos últimos días, me impiden desarrollar ampliamente ante ustedes mi pensamiento político, que por otra parte ya esta expresado en el manifiesto conjunto del 20 de marzo pasado, que tuve el honor de suscribir como presidente del Directorio Nacional Conservador, pero espero, además, poder hacerlo muy pronto para ofrecerle al país, un programa que colme sus anhelos de libertad y de justicia en Colombia.

Servidor y amigo,


GUILLERMO LEON VALENCIA

lunes, 3 de agosto de 2009

Guillermo L. Valencia

Publicado en el Diario El Pais de Cali
El Gobierno tiene listos los actos para conmemorar los 100 años de su natalicio.

Con una serie de actividades académicas y políticas, a partir de hoy el país conmemora el primer centenario del natalicio del ex presidente Guillermo León Valencia Muñoz, uno de los hombres que más se opuso en su momento a la permanencia en el poder de la dictadura militar del general Gustavo Rojas Pinilla.

Nacido en Popayán el 27 de abril de 1909, el ex mandatario conservador fue educado en el seminario de su ciudad natal y estudió derecho en la Universidad del Cauca. A pesar de que nunca se graduó, en 1956 el alma máter le otorgó el título Honoris Causa.

Hijo del poeta y dirigente político Guillermo Valencia, uno de los más importantes del siglo pasado, Valencia Muñoz se dedicó desde muy joven a la vida pública. Fue concejal, diputado y senador.

Durante el gobierno de la Junta Militar -entre 1953 y 1957- el ex presidente conservador canalizó el apoyo de amplios sectores sociales que se oponían a la posibilidad de que Rojas Pinilla fuera reelegido, a pesar que también había llegado al poder con el apoyo de liberales, conservadores y diversos sectores de la sociedad capitalina.

“A finales de la dictadura, el respaldo popular a Rojas Pinilla era muy poco. Entonces se organiza un frente civil cuyo objetivo era la terminación de la dictadura militar y uno de los símbolos de ese frente civil fue precisamente Guillermo León Valencia”, explica el historiador Juan Carlos Flórez.

A ello se agrega que desde España, el exiliado ex presidente conservador Laureano Gómez y su homólogo liberal Alberto Lleras Camargo, diseñaron el famoso ‘Pacto de Benidorm’, que terminaría en la creación del Frente Nacional, un acuerdo entre los dos partidos tradicionales para alternarse en el poder y así ponerle fin a la violencia política.

“Todo mundo pensó que Guillermo León Valencia sería el primer presidente del Frente Nacional porque así se había pactado. Pero las divisiones internas en el Partido Conservador y la oposición de Laureano Gómez impidieron su candidatura. Lleras Camargo fue el escogido y a Valencia le correspondió el segundo turno”, recuerda el también historiador Alberto Abello.

De los aspectos más sobresalientes de la gestión de Valencia Muñoz desde la Presidencia fue la gran ofensiva militar que lanzó su gobierno contra las llamadas ‘repúblicas independientes’ que denunció Álvaro Gómez Hurtado desde el periódico El Siglo de Bogotá.

Se trataba de reductos bandoleros en Riochiquito, Guayabero, El Pato y Marquetalia, donde nacieron las Farc en 1965, grupo que argumentó rechazar la creación del Frente Nacional.

Sin embargo, la violencia partidista no cesó, sino que por el contrario se acrecentó aún más en todo el territorio.

Obra de gobierno

Durante su mandato (1962-1966), Guillermo León Valencia creó la Junta Monetaria como máxima autoridad económica del país; construyó a través del Instituto de Crédito Territorial más de 60.000 viviendas de tipo social; devaluó el peso colombiano y creó nuevos impuestos, entre ellos el impuesto a las ventas, y le dio especial impulso a las importaciones al derogar el trámite de licencia previa a muchos bienes necesarios en el país.

"Guillermo León Valencia fue arquetipo de nacionalidad. Como hombre público, no imitó a nadie, fue un hombre auténtico”. Ricardo Abello, historiador.
Así mismo, aumentó el presupuesto para el sector educativo, construyó colegios como los Inem, estimuló la construcción de carreteras y obras públicas y extendió la red eléctrica y telefónica a buena parte del territorio nacional.

También bajo su mandato nacieron los departamentos de La Guajira, Sucre y Quindío.

Al terminar su mandato presidencial fue designado embajador ante la Organización de Naciones Unidas y representante de Colombia ante diversos organismos internacionales.

Valencia Muñoz ha sido el único presidente colombiano que ha enviudado en ejercicio del cargo, pues su esposa Susana López Navia falleció de forma repentina. Con ella tuvo cuatro hijos.

Una de las anécdotas que más se recuerdan del ex mandatario conservador tuvo lugar durante la visita del presidente francés Charles de Gaulle, a quien Valencia recibió como ‘héroe de la humanidad’. En su discurso de bienvenida, el entonces Primer Mandatario colombiano dijo: ¡Viva España!, en vez de ¡Viva Francia!

El historiador Flórez destaca esta anécdota, sumada a los gustos de Valencia por actividades de caza y su intensa vida social, que marcaron más su gestión que el propio legado gubernamental.

Sin embargo, el profesor Abello considera que el legado de Valencia Muñoz hay que verlo en el contexto histórico como la violencia partidista, los intentos de desestabilización del Estado y las confrontaciones sociales.

“Valencia se ganó la credibilidad del pueblo porque era un hombre que respetaba su palabra y cumplía los pactos, y como gobernante fue muy enérgico”, concluye el analista.

El legado de Guillermo León Valencia

Una de las obras más importantes del ex presidente conservador fue el Plan Vallejo, que impulsó la importación de bienes de capital y el comercio.

La ‘pacificación del país’ fue su principal obsesión. A pesar de combatir las ‘repúblicas independientes’, la violencia partidista no cesó.

En 1965 Guillermo León Valencia tuvo que lidiar con el gran movimiento estudiantil que se extendió a varias ciudades.

Ese levantamiento terminó en la declaratoria del Estado de Sitio.

Regreso. En 1969 Guillermo León Valencia regresó al país para apoyar la campaña presidencial de Belisario Betancourt, en 1970.

Dato clave

El Concejo de Popayán prepara una serie de actos especiales para honrar la memoria del ilustre ex presidente Conservador (1909-1971). Una de las actividades consiste en un concurso para premiar al mejor ensayo histórico sobre la vida y obra del ex mandatario. La Casa Museo que lleva su nombre estará abierta al público a partir de hoy.

En pocas palabras

"La gestión del presidente Valencia está asociada con la lucha de sectores sociales en contra de la dictadura de Gustavo Rojas Pinilla”.

Juan C. Flórez, historiador.
http://www.elpais.com.co/paisonline/notas/Abril272009/valencia.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario